Descripción del proyecto

Gestalt es una palabra de origen alemán sin traducción directa al castellano. Posee varios significados “forma”, “totalidad”, “configuración”. Su teoría rehúsa aislar los fenómenos entre sí para explicarlos considerándolos un conjunto indisociable estructurado: la forma. La idea de que la configuración de cualquier fenómeno está compuesta por una “figura” y un “fondo”. Por ejemplo, en este momento para usted que esta leyendo estas líneas, las letras son la figura y los espacios en blanco forman el fondo; aunque esta situación puede invertirse y lo que es figura puede pasar a convertirse en fondo.

De esta manera, el ser humano parte de la percepción para construir su realidad mediante totalidades organizadas como configuraciones (Gestalt). Es decir, el organismo (el individuo) no puede ser aislado del entorno donde vive, lo influye y es influido por él. La Gestatl no mira al individuo de manera aislada, sino que lo incluye como un elemento más del entorno. La persona toca y es tocada por el entorno, lo construye y es construido por él.

Por lo tanto, el individuo organiza la realidad mediante un proceso perceptivo de totalidades significativas. En cada situación vivida se da una “figura” de interés y un “fondo” sin interés, y dependiendo de dicho interés la escena estará organizada significativamente de una forma u otra. Es así como determinadas situaciones que nos preocupan y que en un determinado momento presente se ubican en el primer plano pueden transformase, cuando la necesidad o el problema que lo hizo surgir desaparece, pasando entonces al fondo. El cierre de una Gestalt incompleta o situación inconclusa se realiza a través de incorporar algún elemento del fondo (del cual el individuo no se había percatado por pertenecer a éste) a través del proceso de estructuración del “darse cuenta” (Awareness) y de la aproximación fenomenológica.

En nuestra práctica del Counseling Terapia Gestalt, se anima a la persona a poner el foco de atención en sus percepciones, emociones y pensamientos, para ver qué hace el individuo con ellos. Se pretende hacer consciente a la persona de cómo afecta y es afectada por el entorno, de su manera de actuar y moverse, así como de su experiencia dentro de él.

Mediante los procesos del “darse cuenta”, la persona distingue respuestas repetitivas y anquilosadas del pasado que a día de hoy no tienen ningún sentido, y que suponen un obstáculo en su crecimiento. Se fomenta el descubrimiento de nuevas maneras de proceder, más útiles y prácticas con las que adaptarse y ajustarse al entorno.

Nuestro objetivo es ayudar a la persona en sus dificultades haciéndola más consciente de cómo ha llegado al punto en el que se encuentra, y posibilitando a su vez nuevas formulas de aprendizaje con los que hacer frente a estas realidades. Así la persona recupera su capacidad de elección y toma de decisiones, para afrontar su vida ampliando el campo de posibilidades hasta ahora mermado por diferentes motivos: depresión, inestabilidad, ansiedad, estrés… En definitiva, un mayor conocimiento de uno mismo a través del encuentro con la creatividad perdida e intrínseca a todo ser humano.

UNIENTE ofrece dos modelos de consulta

A. Consulta individual. Se realizará siguiendo diversos métodos y enfoques que son decididos por el terapeuta y el cliente en consenso, en cada sesión y ajustándose a las necesidades, ritmo de progreso y situación vital en que se encuentre.

B. Terapia Grupal y Talleres Formativos. En los procesos sinérgicos el todo es mayor a la suma de las partes. De esta manera, las energías movilizadas en los grupos de trabajo se viven de manera muy intensa, facilitando y acelerando los procesos del ‘darse cuenta’.